tipos-de-calefaccion-para-pisos

Conocer todos los tipos de calefacción para pisos entre los que puedes optar  te permitirá planificar el gasto de energía antes de hacer la elección definitiva. No dudes en informarte bien: ¡la mayor parte de la factura energética de una vivienda se va en calentarla! Si vas a hacer reforma en un piso, esto te interesa…

El consumo energético es uno de los gastos principales de la economía familiar en los meses más fríos del año, como bien sabrás… Por eso es tan importante informarse bien al respecto. Siguiendo estos consejos antes de reformar tu piso, conseguirás quedar aún más satisfecho con los resultados en lo que a confort térmico se refiere…

 

El aislamiento interior

La elección de un buen sistema de calefacción es fundamental cuando te planteas reformar un piso. Pero aún lo es más dotar a tu casa de un buen aislamiento. Ya que en un piso no podrás actuar sobre el aislamiento exterior (fachada), sí conviene que te fijes en todo lo que puedes hacer en el interior para evitar que las bajas temperaturas «se cuelen» dentro.

Desde elegir unas ventanas de calidad (por ejemplo, oscilobatientes de PVC o de aluminio con rotura de puente térmico y doble o triple vidrio) a trasdosar las paredes de la casa (construir un doble tabique y poner un buen aislante entre los dos), todo lo que sea mejorar el aislamiento te permitirá realizar luego grandes ahorros en energía.

 

 

Tipos de calefacción para pisos: lo que debes saber

Hay varios tipos de calefacción para un piso entre los que puedes optar, dependiendo de las temperaturas invernales de la zona en la que vives, de tu presupuesto y también del uso que vas a hacer de él (primera o segunda residencia, etc.).

Básicamente vas a encontrar diferentes tipos de calefacción para pisos, pero empleando siempre una de estas dos fuentes de energía: electricidad o gas. (No vas a poder instalar una chimenea, por ejemplo…)

Pero… ¿cómo elegir el mejor sistema de calefacción para tu casa? Pidiéndole que cumpla estas tres condiciones:

  1. Ser capaz de mantenerla confortable.
  2. Consumir poca energía.
  3. Emitir el mínimo de emisiones a la atmósfera.

Veamos ahora los tipos de calefacción para pisos más comunes…

 

Sistemas de calefacción eléctrica para pisos

Si en tu piso vas a usar la red eléctrica como fuente de suministro, hablamos de calefacción eléctrica, entre la que podemos encontrar los siguientes sistemas:

  • Calor azul

Los radiadores eléctricos que enchufas estancia por estancia son conocidos genéricamente como «calor azul». Son muy populares porque no necesitan ningún tipo de instalación y sale barato comprarlos, pero desde el punto de vista de la eficiencia energética, dejan mucho que desear… Y lo barato termina saliendo muy caro.

  • Acumuladores

Se puede decir que son la opción avanzada de los radiadores eléctricos convencionales… Son fáciles de instalar, simplemente enchufando cada unidad a la red, aunque algo más sofisticados (y caros), porque incorporan materiales acumuladores de calor, que se cargan durante las horas en que la luz es más barata, generando calor durante el resto del día.

Deben acompañarse siempre de una tarifa de electricidad con discriminación horaria para que tenga sentido su empleo.

  • Bomba de calor

Nos encontramos ante uno de los tipos de calefacción para pisos más utilizados hoy día. La bomba de calor viene incorporada en aparatos de aire acondicionado, lo que permite lograr siempre una temperatura adecuada en la vivienda, tanto en invierno como en verano.

Es mucho más eficiente que los radiadores eléctricos que se enchufan a la red (con acumuladores o no), pero su inconveniente es que necesita instalación profesional.

 

 

Se pueden distribuir diferentes splits por estancias (con su correspondiente aparato de aire acondicionado en fachada, patio o cubierta) o bien realizar un sistema por conductos, mucho más estético si estás haciendo reforma en casa, aunque también más caro.

  • Suelo radiante

Es uno de los favoritos de las reformas porque la calefacción «no se ve». Funciona a través de una especie de serpentines que recorren toda la casa bajo el solado y que mantienen un confort térmico homogéneo todo el día.

 

Su desventaja es que es caro y hay que optar por tarifa de discriminación horaria. Con la subida de la factura eléctrica es cada vez menos frecuente en las reformas de pisos.

  • Tipos de calefacción con gas

La calefacción de gas puede utilizar gas natural (debe existir suministro de gas ciudad en tu localidad) o gas propano. En ambos casos es necesaria una caldera y un sistema de radiadores que funcionen en conjunto por unos conductos de agua caliente a presión.

Nos vamos a centrar en la calefacción de gas natural por ser la más utilizada.

 

 

Necesita una conexión a la red de suministro de gas natural y una instalación algo compleja, por lo que resulta cara su instalación. Sin embargo, sale ganadora entre todos los tipos de calefacción para pisos en cuanto a inercia térmica (capacidad de mantener el calor con el mínimo gasto de energía).

Además de una caldera y radiadores, precisa de la instalación de un termostato regulable, que permite una programación personalizada en cuanto a horarios e incluso conexión wifi para conectar antes de llegar a casa.

Otra de las opciones que pueden ayudar a mantener tu piso calentito es la luz natural. Te explicamos en este artículo cómo hacerlo: «Cómo dar luz a una casa oscura con una reforma»

Esperamos haberte ayudado con este artículo. Si estás pensando en hacer una reforma e incluir algún tipo de calefacción, ponte en contacto con nosotros. ¡Te daremos los mejores consejos!

 

calefaccion piso

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.