Por diferentes motivos, tales como el clima, la orientación o bien por una mera cuestión de privacidad, son muchos quienes deciden poner ventanas a su terraza. Pero, ¿lo permite la ley? Ante la pregunta de si puedo cerrar el balcón de mi casa, te contamos todo lo que necesitas saber.

 

Cómo saber si puedo cerrar el balcón de mi casa

Cuando se trata de hacer reformas en el hogar, es muy frecuente que aparezcan dudas sobre lo que se puede modificar y lo que no. Sobre todo, cuando no se trata de una vivienda independiente sino de un piso en un edificio.

 

 

En este tipo de situación, no solo hay que prestar atención a las posibles licencias que puedan ser necesarias a la hora de hacer una reforma, como sucede en las viviendas que no forman parte de un complejo. También, al estar implicada la fachada de una zona comunitaria, hay que tener en cuenta las normativas que regulan estos espacios.

No obstante, antes de dar respuesta a esta pregunta, conviene profundizar en los motivos para hacerlo. Y posteriormente se pasará a lo que está establecido en la ley.

 

Por qué cerrar un balcón o una terraza

En función de la estructura de una vivienda o de las dimensiones que tenga esta, puede ser una idea interesante el acristalamiento de las ventanas de la terraza. De esta manera, se ganan unos metros extra que pueden aprovecharse para ampliar alguna estancia como la cocina o el salón.

Por otra parte, si el clima no acompaña o si la vivienda da a una calle con mucho tráfico de vehículos, ciertos tipos de ventanas permiten el aislamiento frente al ruido y el frío. Y además, ofrecen una mayor privacidad y un aumento de la seguridad.

Para realizar esta obra, no es necesario tampoco realizar un desembolso elevado. De ahí que tantas personas consideren esta posibilidad. Existen diferentes tipos de cerrado económico, que con pocos recursos y en un período de tiempo muy corto, ofrecen una solución interesante. Lo más común es cerrar el balcón con aluminio.

El punto relevante que hay que plantearse es si se trata de una vivienda independiente. O si por el contrario, nos encontramos dentro de una comunidad. En este último caso es cuando pueden aparecer los problemas, así que conviene conocer por qué ley hay que regirse.

 

 

Cuál es la ley que gestiona esta situación

Todas aquellas circunstancias que se originan en la comunidad de propietarios de un edificio, tanto si se trata de bloques como de complejos residenciales, vienen reguladas por la Ley de Propiedad Horizontal. Abarca, además, diferentes momentos; desde el Título Constitutivo o la Escritura de División Horizontal hasta la extinción de estos.

La Ley 49/60 de Propiedad Horizontal de 21 de julio de 1960 ha ido sufriendo diferentes modificaciones. Como toda ley, debe adaptarse para recoger las nuevas circunstancias que se vayan produciendo, así como actualizar aquellos aspectos que dejen de ser relevantes. La última modificación corresponde a marzo de 2019.

En esta ley se desarrolla la propiedad horizontal que viene establecida en el Código Civil en su artículo 396. Un término muy importante que se menciona allí es el de los elementos comunes. Y es que son precisamente estos los que se ven afectados cuando decidimos hacer una modificación en la terraza o el balcón.

De manera concreta, los elementos comunes se definen como todos aquellos implicados en el uso y disfrute del edificio. Se incluyen así desde las estructuras y cimentaciones, hasta el portal, las escaleras, los revestimientos exteriores, los suministros, los patios, las servidumbres, etc. En definitiva, todos los elementos, tanto materiales como jurídicos, que sean indivisibles, bien por su naturaleza o por su destino.

Dentro de ellos se encuentra, por lo tanto, la fachada. Y esta, a su vez, incluye no solo los revestimientos, sino también las ventanas y los balcones. Esto significa que a la hora de llevar a cabo una modificación en aquella, aunque sea dentro de nuestra propiedad, debe regirse por lo establecido en esta ley.

 

Cómo hay que proceder

De acuerdo con la ley mencionada, la persona propietaria de una vivienda o local podrá realizar las modificaciones de los elementos arquitectónicos que considere necesarios. Eso sí, siempre que no altere la seguridad del edificio o vaya en detrimento de los derechos de las demás personas propietarias.

Aunque las condiciones particulares vienen establecidas en cada edificio, por normal general deberá comunicarse la intención de reformar a quien sea representante de la comunidad. Además, se requerirá una aprobación y un consentimiento por parte de la vecindad, de acuerdo con sus propios Estatutos comunitarios. Si bien no suelen existir problemas, habrá que tener en cuenta si afecta o no a las vistas o a la luz que reciba otro vecino.

Cerrar el balcón de casa ofrece una serie de ventajas que resultan muy interesantes. Sin embargo, aunque se trate de una propiedad privada, debemos informar al resto de vecinos si nos encontramos dentro de una comunidad.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PRESUPUESTO ONLINE
Presupuesto Vilor Construcciones
X