Poco espacio… Es la principal razón por la que muchas personas deciden tener una cocina integrada en el salón. ¡Pero no es la única! Para ganar luz natural o crear una perspectiva del espacio más amplia son también algunas de las razones por las se deciden las cocinas abiertas al salón. Si tienes esta idea en mente, hoy te contamos cuáles son las ventajas y las desventajas de tener una cocina-comedor-salón.

 

¿Por qué tener una cocina abierta al salón?

Si hablamos de la funcionalidad, es muy recomendable tener una cocina-comedor-salón en los siguientes casos:

  • Tienes poco espacio y quieres aprovecharlo al máximo: incluso porque quieras tener otra habitación en tu hogar, cualquier razón es buena si necesitas un poco de espacio. Piensa en tu comodidad y la de tu familia, ¿estaréis a gusto en una cocina abierta al salón?
  • Por ganar luz natural: puede que veas tanto la cocina como el salón, habitaciones muy oscuras y quieras aprovechar la luz natural de una y de otra.
  • Simplemente por estética: es posible que el open concent sea lo que va más con tu estilo, por ello no hace falta tener una razón de peso para integrar estos dos espacios.

 

Ventajas de tener un salón cocina

Aunque no sea una práctica en el diseño de interiores propio de España, es una idea que cada vez está ganando más terreno. Las ventajas del open concent para tu hogar son muchas, por ello te hacemos un resumen a continuación de lo que podrías ganar con abrir la cocina al salón y al comedor.

 

1. Sensación de amplitud y libertad

Al tirar los muros y paredes que separaban estos espacios, automáticamente se genera una perspectiva de un espacio mucho más amplio. Si quieres conseguir la máxima amplitud posible, te recomendamos que en la decoración que escojas predomine el color blanco. Es tu aliado para conseguir un ambiente cálido, limpio y espacioso.

 

 

2. Mejor ventilación

Podrás ventilar la casa fácilmente si tienes la cocina integrada al salón, además de como hemos mencionado anteriormente, ganarás mucha luz natural. Esta es la principal ventaja si tu piso o casa son muy pequeños.

 

 

3. Podrás tener controlado lo que ocurre en el salón

Para las familias con niños pequeños, esta idea es genial. Puedes estar cocinando tranquilamente y viendo a tus hijos jugar en el salón. Incluso si tienes invitados, podrás conversar con ellos mientras terminas de hacer la cena o de preparar unas bebidas.

 

4. Tendrás una decoración uniforme

Es recomendable utilizar los mismos muebles para el salón y para la cocina, para crear una sintonía entre los espacios que quieres combinar. Sin embargo esta sintonía no quiere decir que no puedas diferenciar un espacio de otro. Muchas personas optan por alicatar el suelo de la cocina de forma diferente o colocar una alfombra en el salón. Incluso algunos muebles como estanterías pueden cumplir con esta función.

 

5. Podrás redistribuir el espacio como lo necesites

Una mesa de comedor más grande, una isla en la cocina para los desayunos o ese sofá esquinero que tanto habías querido tener. Con más espacio puedes introducir elementos que, si estas estancias estuviesen separadas por tabiques, no podrías colocar.

Sin embargo, debes planificar bien la distribución del espacio que tienes disponible, sobre todo si necesitas almacenaje para guardar cosas. Esto ocurre sobre todo al reformar pisos pequeños, por lo que detalles a tener en cuenta como los armarios de la cocina hasta el techo, o estanterías altas son tips muy útiles para crear espacios de almacenaje.

 

La gran desventaja

Analizando bien esta idea se puede llegar a la conclusión de que tiene una única desventaja: los olores y el humo de la cocina irán también al salón y al comedor. Es posible que estos olores se vayan impregnando en cortinas, alfombras o sofás.

Además, si sueles tener invitados en casa a menudo, también puede resultarles molesto. Te damos algunas soluciones si no quieres renunciar a la idea de este concepto abierto:

  1. Búscate una buena campana extractora: no eliminará todo el olor, pero al menos lo reducirá, así como hará desaparecer el humo. Hoy en día existen electrodomésticos de este tipo con un gran poder de extracción. ¡Hacen milagros!
  2. Separa la cocina con una cristalera: una buena estructura de cristal, con puertas, puede cumplir la doble función de conectar la cocina con el salón y evitar que los olores de la cena o la comida pasen a éste.

Otra desventaja son los ruidos que los electrodomésticos pueden generar y que pueden molestar a los que se encuentran en ese momento en el salón. Los espacios ya no son independientes, por lo que las actividades que se realicen en ellos tampoco lo serán.

Si tienes pequeñajos en la casa, esto también suele ser un problema. Al tener un concepto abierto, tienen una acceso fácil a la cocina, por lo que si son muy curiosos, pueden jugar con algo que no debieran si no se les está vigilando en ese momento.

 

Conclusión

Como expertos en el sector de la construcción y con la experiencia de haber visto y hecho muchas reformas, apostamos claramente por este concepto abierto. Las ventajas que ofrece superan claramente las desventajas. Además, éstas pueden resolverse con algunas de las ideas que te hemos propuesto.

Pero recuerda, contacta con profesionales si has decidido llevar a cabo esta idea. Tirar un muro conlleva no solo obras, sino controlar la estructura de la casa o piso y hacerlo como es debido para no generar ningún problema en el edificio.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido útil cada mes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PRESUPUESTO ONLINE
Presupuesto Vilor Construcciones
X