tipos-de-suelo-para-tu-reforma

Existen muchos tipos de suelo de interior entre los que elegir cuando haces una reforma. Y no es fácil saber cuál es el más adecuado para cada estancia de la casa. Aquí vas a entender las ventajas e inconvenientes que presenta cada uno de ellos y por qué son más adecuados para unos espacios u otros.

Los suelos son quizá los revestimientos más sufridos de la casa, los materiales a los que más pedimos y menos atención prestamos en una reforma, decantándonos a menudo por lo básico… Pero ten en cuenta que, además de muchos tipos de suelo, en el mercado encuentras diferentes calidades y precios, y que la satisfacción final es proporcional a lo que inviertas en ello.

Quizá deberías empezar preguntándote para qué tipología de casa son los suelos que buscas, cómo sois las personas que vais a vivir allí (quizá una familia con niños o solo una pareja). Y con todo ello, pensar qué tipos de suelo son los que más convienen a cada habitación de tu casa.

Tipos de suelos para la cocina

La cocina es un espacio de la casa con mucho «trote» y características muy especiales. Junto con los cuartos de baño, conforma lo que se conoce como «zonas húmedas» de la casa, y además aquí se almacenan, preparan y, a veces, consumen los alimentos. Por todo ello, es preciso decidirse por tipos de suelo resistentes, higiénicos y fáciles de limpiar para la cocina. 

  • Suelos cerámicos. Son perfectos para la cocina, limpios y fáciles de mantener. Hay muchas calidades, y conviene evitar comprar calidades bajas, que se rayan fácilmente y se rompen al caer objetos. Formatos y colores van cambiando con las modas, pero algunos, como los cuadrados y tonos neutros, son atemporales.
  • Suelos porcelánicos. Es cerámica, pero compactada y fabricada en una sola cocción. Como resultado, se obtienen suelos mucho más resistentes que los anteriores y completamente impermeables: suelos para toda la vida. También son bastante más caros y precisan cola, y no cemento, para su adhesión, lo encarece la instalación.
  • Suelos vinílicos. Impermeables, higiénicos y fáciles de tender sobre el pavimento anterior gracias a las lamas y losetas que hay en el mercado con cómodos sistemas de montaje en clic. Son perfectos para reformas parciales.
  • Suelos de resina epoxi. Son suelos modernos, que pueden presumir de las mismas ventajas que los vinílicos: limpieza, resistencia al agua y que se pueden montar sobre otros tipos de suelos (salvo madera). Cuentan además con una apariencia estética de suelos continuos que es tendencia.

Suelos de elección para cuartos de baño

En los cuartos de baño se necesitan suelos antideslizantes, que resistan la acción de la humedad, higiénicos y fáciles de limpiar. Nos encontramos, pues, que muchos tipos de suelo que son ideales para la cocina también lo son para los baños (cerámicos, porcelánicos, vinílicos y epóxicos).

Pero además contamos con el material «rey» de esta estancia de la casa… Tanto para revestir paredes como suelos y encimeras, el mármol es uno de los tipos de suelo más demandados para los baños por su belleza y elegancia. Son suelos fríos y porosos, que aportan sobre todo el valor de lo exclusivo, ya que por su propia naturaleza, no hay dos iguales.

Si lo que te preocupa es el presupuesto de la reforma de tu baño, te recomendamos entonces el siguiente artículo: «¿Cuánto cuesta reformar un baño? Una BUENA reforma».

Tipos de suelos para el salón

El salón es la zona noble de la casa por excelencia: el lugar donde nos relajamos, convivimos y recibimos a las visitas. Por eso el salón es el lugar ideal para los suelos naturales, aunque también es posible optar por otros tipos de suelo:

  • Suelos de madera. Son cálidos y acogedores, bellos por naturaleza… Han ido evolucionando en formato y sistema de montaje, y hoy las tarimas de madera flotantes son las más demandadas, por su fácil sustitución frente al parqué. Su principal enemigo es el agua, pero muy higiénico por su acción antiácaros.
  • Suelos rectificados. Son suelos porcelánicos cortados con láser y sin bisel en sus remates. Al ser colocados por profesionales expertos, dan aspecto de suelos continuos, sin juntas, haciendo de ellos uno de los tipos de suelo más higiénicos y estéticos.
  • Laminados. ¿Tienes familia, mascotas…? Los suelos laminados, hechos a base de derivados de madera prensados y con una impresión fotográfica superior que imita maderas nobles, pizarra, etc., son limpios, económicos y fáciles de instalar. Los de calidad resisten bien las rayaduras y pueden ser impermeables. Pero los de precio bajo o medio no soportan el trasiego continuo ni el derramamiento de agua.
  • Suelos de piedra. Encontramos tanto los suelos de mármol como los calizos, de pizarra y otros. Son tipos de suelo bastante exclusivos, cuyo valor es el de los materiales naturales.
  • Microcemento. ¿Tienes un loft y/o te gusta la estética industrial? Lo tuyo son los suelos de microcemento, de estética continua. ¿Su handicap? Resisten mal los ácidos y las rayaduras al mover las sillas.

Tipos de suelos para habitaciones

Además de los cálidos suelos de madera y los recurridos laminados, los vinílicos y epóxicos, no podemos dejar de aludir a unos suelos perfectos para los dormitorios infantiles: los suelos de linóleo, higiénicos, ecológicos (son biodegradables) y fáciles de encolar sobre un suelo anterior. Además, los hay de diseños divertidos y en una amplia gama de colores.

Si estás pensando en realizar una reforma, esta es la mejor época. El cuándo hacer una reforma en casa puede ayudar a tu bolsillo a soportar el gasto, por eso nosotros te recomendamos comenzar a planificar en el mes de septiembre… ¡Aprovecha la ocasión y pide presupuesto sin compromiso!

 

pedir presupuesto movil
¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.